Conserva tu colchón en buen estado

Pasamos gran parte de nuestras vidas en una cama, por eso debemos cuidar desde la base hasta el colchón. Los expertos recomiendan cambiar el colchón entre 7 y 10 años, la fecha exacta va a depender de la calidad y por supuesto del mantenimiento que se le dé para alargar su vida útil.

 Primero debes contar con una buena base para tu colchón, esta debe ser totalmente estable y cubrir todo colchón. Ya sea de hierro, madera o un box spring debe ser transpirable para tu colchón.

 De igual la recomendación número uno de los médicos de alergias es airear la habitación y desde luego el lugar donde duermes. Las abuelitas van más allá y siempre han aconsejado sacarlo al sol, para cumplir la misma función de que el colchón tome aire y seque cualquier humedad o sudor que pueda tener.

 Si estás en un apartamento donde no tienes mucha ventilación o acceso a la luz solar, tienes la opción de aspirar tu colchón para evitar la acumulación de polvo y ácaros, se recomienda pasar el aspirador por ambos lados y no olvides las orillas.

 

Antes de aspirar o poner al sol puedes utilizar algún producto anti-ácaros, estos tienen un olor fuerte, por eso es preferible ponerlo al aire libre, dejar que seque y aspirar.

 

Doble protección

 Si tienes pensado comprar un colchón nuevo y quieres conservarlo intacto desde el día uno recuerda comprar también una funda protectora lavable. Si tienes niños pequeños y mascotas puedes optar por los impermeables, así cuidarás de derrames de líquidos. También hay opciones de protectores para personas alérgicas y otros que tienen sistema para mantener una buena temperatura y dormir más plácidamente.

 

Otro de los consejos para mantener tu colchón en óptimas condiciones es voltearlo cada tres meses para evitar las deformaciones por diferencia de peso y presión. Dependiendo de cómo lo tienes colocado o si duermes en pareja o con la familia sabrás exactamente cómo acomodarlo y mantenerlo equilibrado.

 

Por último, si tienes hijos recuérdales que la cama no es un trampolín, ya que esto causa deformaciones al colchón. Trata también de no comer, beber o fumar sobre tu cama. Nunca utilices el colchón como base para planchar o realices trabajos con objetos punzocortantes ya que podrías estropear tu colchón.


Publicado en

Compartir