El calentador de agua ideal para tu hogar

A quién no le encanta relajarse con un duchazo de agua caliente, si has pensado en comprar un calentador de agua para su hogar o necesitas reemplazar uno viejo, debes elegir un sistema de calentamiento que no solo proporcione suficiente agua caliente, sino que también lo haga de manera eficiente en términos de energía, lo que le permitirá ahorrar dinero.

Para esto debes considerar los diferentes tipos de calentadores de agua disponibles y determinar el tamaño y la fuente de combustible correctos para tu hogar, incluida su disponibilidad y costo.

A gas o eléctrico

Antes de decidirte entre el calentador de gas o eléctrico, tienes que conocer cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno. Ver cuál de las dos opciones se adapta mejor a tus necesidades.

Los calentadores de gas funcionan de manera muy sencilla. En su interior cuentan con una serie de fogones que calientan unas tuberías y cuando se abre el grifo el agua en su interior se calienta y llega hasta nuestra ducha o el lavamanos.

Por su parte los eléctricos tienen un termostato que se calienta gracias a una señal eléctrica, así el agua sale caliente desde el primer segundo. En este caso hay 2 tipos sin tanque y con tanque, los primeros son aconsejados en casos que no tengas mucho espacio para colocar un tanque o utilices el agua caliente ocasionalmente ya que gasta más energía eléctrica.

Los calentadores con tanque ocupan un espacio determinado y dependiendo de la cantidad de personas que convivan en la casa, puedes contar con más o menos agua.

En todos los casos una vez te hayas decidido si deseas un calentador de agua a gas o eléctrico debes elegir según su capacidad de litros dependiendo de la cantidad de personas que vivan en casa y en uso que le darán.

Tamaño adecuado

Las capacidades de los calentadores a gas o eléctricos del mercado pueden ir desde los 8 litros los más pequeños, hasta incluso los 300 litros por minuto. Los de 8 litros pueden generar agua caliente necesaria para un fregadero, un lavamanos o una ducha, lo que se traduce a 1 o 2 personas. De 10 o 12 litros es ideal para un fregadero, un lavamanos o una ducha para 3 o 4 personas. Para familias de 4 o más personas funciona 14 o 16 litros funciona para dos fregaderos, dos lavamanos o dos duchas. Entre 17 y 20 litros para familias más grandes y en caso de negocios tiene que ser superior.


Publicado en

Compartir