La almohada ideal para un descanso reparador

Si amaneces con dolor en el cuello, hombros o espalda es hora de que revises qué almohada estás usando. Lo primero que debes tomar en cuenta es que tu cabeza, cuello y columna vertebral deben estar alineados a la hora de dormir. Por eso el tamaño y forma de la almohada dependerá de tu posición mientras descansas y también de tu peso. 

Se recomienda que el tamaño de tu almohada debe superar el ancho de tus hombros. Para los que duermen boca abajo es mejor una almohada de 10 centímetros de alto. Una almohada mediana entre 12 y 13 centímetros, más bajo que los hombros y de dureza media para quienes duermen sobre la espalda. 

Para los que duermen de lado y que es la posición por excelencia recomendada deben usar una media-alta de unos 15 centímetros. Esta es la mejor posición para conseguir alinear las partes del cuerpo ya mencionados. Debe ser en forma fetal y también se le puede agregar una almohada más pequeña entre las piernas para equilibrar el cuerpo. 

La almohada ideal para un descanso reparador

En cuanto al relleno, dependerá un poco de tu presupuesto y gusto, por eso hay varios formatos. Las de relleno sintético como la de fibra de poliéster transpiran bien y son almohadas blandas. Estas son adecuadas para personas delgadas, para los pequeños de la casa y lo mejor es que son antialérgicas. 

Unas que han tomado fama en los últimos años son las de memory foam almohadas de espuma que normalmente están hechas de poliuretano bajo un material viscoelástico que tienen efecto memoria.Durante unos segundos mantiene la forma de la cabeza, cuello, y hasta la oreja por lo que se ajusta muy bien a quienes duermen de lado. 

Almohadas frías son un tipo de almohada diseñado para aquellas personas que sudan mucho por la noche. Suelen ir rellenas con perlas que absorben el calor y mantienen el cuerpo fresco para un mejor descanso

Recuerda que también debes tomar en consideración la buena limpieza de tu almohada para un funcionamiento óptimo. Lo ideal es que sean lavables, se aconseja voltearlas y airearlas tras cada uso. Puedes usar protectores de almohada y cambiar la funda en cada cambio de sábanas. 

 

Compartir