LOS CUIDADOS DE TU PERRO EN VERANO

En el Verano debemos redoblar los cuidados de nuestros perros, ellos en esta época son más susceptibles al calor ya que no tienen glándulas sudoríparas repartidas por el cuerpo. La pérdida de calor del cuerpo al ambiente en estos animales se limita a la región interdigital (entre los dedos) y el tracto respiratorio superior (nariz y boca, por la refrigeración del aire). Es importante tener en cuenta también lo siguiente:

JAMÁS DEJES A TU PERRO EN EL AUTO



Dejar a tu perro encerrado en el automóvil puede ser una sentencia de muerte para tu mejor amigo. El auto actúa como un invernadero, atrapando el calor en su interior, y su temperatura aumenta rápidamente pudiendo alcanzar los 60ºC.

Puesto que los perros no son muy eficientes para reducir su temperatura corporal, una temperatura ambiental de alrededor de 41ºC puede causarles daños severos, e incluso la muerte si dicha temperatura se mantiene por algún tiempo. Y tomando en cuenta que la temperatura al interior de un auto aparcado puede aumentar 20ºC en sólo 20 minutos, no es raro que ocurran tantos casos de golpe de calor en perros que son dejados dentro de los autos.

LA DESHIDRATACIÓN



Para evitar problemas de deshidratación, se recomienda doblar el agua que se da a tu mascota en los momentos de mayor calor. Lo ideal es que se coloquen recipientes con agua en diferentes partes de la casa o la habitación donde suele estar el perro. Los cachorros requieren especial atención en este sentido, ya que se deshidratan más rápidamente que un perro adulto.

La deshidratación puede causar, además de malestar, diarrea, vómitos, picazón, problemas en la piel, dificultades respiratorias y gastroenteritis aguda. Un perro que muestra cualquiera de estos síntomas debe ser llevado al veterinario inmediatamente.

LOS CORTES DE PELO



Un corte de pelo puede ser beneficioso o dañino ante el calor. Puede convertirse incluso en una solución transitoria, pero con efectos negativos al pasar los días.

Los perros poseen el pelo para protegerse del frío, pero puede protegerlos también del calor y, sobre todo, de los rayos del sol, que pueden quemarles la piel. Los que poseen un tono de piel de color rosada son los más sensibles a este efecto. Consulta con su veterinario si es prudente o no cortarle el pelaje.

LAS QUEMADURAS



Además del riesgo de insolación, pasear en las horas más calurosas del día puede causar quemaduras en las almohadillas plantares. Estas almohadillas son los “zapatos naturales” de los perros y, aunque resistentes a muchas situaciones, están expuestas a daños por altas temperaturas, sobre todo cuando se trata de asfalto caliente.

LOS PARÁSITOS



Las pulgas y las garrapatas son parásitos que se vuelven más activos en los períodos más cálidos del año. Las pulgas pasan la mayor parte de su ciclo de vida en el propio perro, pero ponen sus huevos en el ambiente donde vive el animal, por lo que es fundamental que el perro utilice antipulgas y, en caso de exposición a pulgas, se fumigue ese ambiente.

Las garrapatas pasan el día sobre el perro, alimentándose de su sangre. Durante la noche, se van a otro ambiente a poner sus huevos o para el cambio de fase de vida. Esto ocurre generalmente en rendijas o grietas oscuras y húmedas, donde por lo general el perro duerme. Además de la molestia que causan, las garrapatas pueden transmitir enfermedades tales como ehrlichiosis y babesiosis, entre otras.






Publicado en

Compartir