Pautas para cuidar tus plantas aromáticas

 Las hierbas aromáticas son imprescindibles para tener en casa, no sólo porque darán un toque de sabor y aroma a diferentes platillos, sino porque también son capaces de aliviar un malestar estomacal y hasta un dolor de cabeza.

Estas plantas no son muy fáciles de cuidar, pues al ser originalmente silvestres se dan mejor en amplios terrenos con climas agradables. Sin embargo, los expertos en jardinería tienen ciertos consejos para poder mantener estas hierbas al alcance de la mano, en el balcón, la terraza o la cocina; sólo escoge tu favorita y manos a la obra.

ROMERO

De todas las hierbas aromáticas es la más fuerte y se utiliza mucho para aromatizar asados o también para tomar vapores y descongestionar las vías respiratorias. La puedes tener en una maceta en el balcón o la terraza como en el interior de casa, pero en un lugar muy soleado. Su crecimiento dependerá de cuánta tierra le proporciones y por supuesto, la calidad de esta. Ella se adapta bien a todos los ambientes, pero prefiere los cálidos y secos. No dejes que el agua se encharque, puedes regarla sólo cuando veas la tierra seca.

Pautas para cuidar tus plantas aromáticas

MENTA

Hay de diferentes tipos, entre las más conocidas está la hierbabuena (mentha spicata) y es muy apreciada en la cocina por su delicioso aroma, pero tiene un especial cuidado. Le gusta un poco el sol, pero debe tener un buen sustrato y regar regularmente, pero sin dejar charcos de agua. O sea, la maceta donde la pongas debe tener un buen drenaje y que les dé suficiente espacio a sus raíces.

ALBAHACA

Infaltable para los guisos o para preparar comida italiana, la albahaca es una de las plantas aromáticas más apreciadas. Le gusta la semisombra, así que la puedes tener aromatizando tu cocina, pero debe darle luz natural de alguna ventana. Al igual que la menta, requiere riego regular y abundante, pero sin encharcar.

Pautas para cuidar tus plantas aromáticas

ORÉGANO

En Panamá el que más se puede encontrar y que pega muy bien es el orégano orejón, es ideal para aromatizar platos de pasta, pizzas y lasañas. Prefiere una maceta grande para evolucionar y es poco exigente en cuanto al sustrato, pero debe drenar bien y necesita mucha luz, por lo que debes colocarlo en un lugar que le dé el sol varias horas al día. Requiere riegos frecuentes, pero moderados, y dejando que se seque la tierra entre riego y riego.

SALVIA

La favorita de la abuelita, ya que es útil para el dolor de cabeza y oídos. Aunque también se está usando en la cocina gourmet para aromatizar sopas, salsas y carnes asadas. La salvia, es una de las plantas aromáticas, que prefiere ser plantada en el suelo, aunque si no tienes patio, tendrás que usar una maceta extragrande para tenerla en el portal de la casa. Requiere de mucha luz solar y un sustrato bien drenado, probablemente con grava en la base y agujeros en la maceta y riegos moderados cuando ves la tierra seca.

 Pautas para cuidar tus plantas aromáticas

Recuerda que cada planta tiene un cuidado especial, pero en general todas deben tener un buen sustrato para su máximo desarrollo, ya que el tamaño de la planta dependerá de este y de la capacidad del pote donde la siembres, además de considerar que tenga buen drenaje.

Si tienes mucha paciencia y te gusta ver el paso a paso del crecimiento de una planta, puedes optar por comprar la semilla y empezar tu semillero, así podrías tener varias plantitas hasta para regalar. No olives marcarlas con su nombre y fecha para saber exactamente la edad de la planta y así poder cuidarla mejor.

Pautas para cuidar tus plantas aromáticas

Compartir