Tips para Conducir Largas Distancias o por Mucho Tiempo

Publicado por Do it Center en
Al conducir largas distancias, pueden aparecernos problemas de fatiga, sueño o dolores de espalda que nos harán sentirnos incómodos e incluso poner en riesgo nuestra integridad física, ya que aumentan la probabilidad de que suframos un accidente. Siguiendo unos simples consejos, podemos evitar todos estos inconvenientes.

Cómo prepararnos para el viaje


Si queremos conducir largas distancias, lo primero que debemos hacer es elegir el horario adecuado. Lo ideal es comenzar el viaje por la mañana, después de haber dormido bien durante la noche. Esto nos evitará que nos entre sueño durante el trayecto. Si debemos comenzar el viaje por la tarde, siempre es aconsejable dormir un poco primero. Lo fundamental es que comencemos el viaje estando perfectamente descansados.

También es importante no realizar comidas copiosas antes de conducir, ya que de esta forma evitaremos sufrir digestiones pesadas y somnolencias. Si a pesar de todo notamos cualquier síntoma de cansancio, lo mejor es estacionar el vehículo lo antes que podamos, beber un poco de agua, un refresco o incluso echar una cabezada antes de volver a emprender el viaje.

Para conducir largar distancias también es importante respetar los descansos y tiempos de parada. Es recomendable parar a descansar cada 200 Km recorridos o dos horas de trayecto. No debemos olvidar tampoco que conducir de forma relajada nos hará que nos sintamos menos cansados cuando lleguemos a nuestro destino.

Tampoco podemos olvidar nuestro vehículo


Antes de disponernos a emprender el viaje, debemos asegurarnos de que nuestro vehículo se encuentra en perfectas condiciones. Esto es importante si vamos a conducir largas distancias, ya que sería bastante molesto que nuestro coche nos dejase tirado en mitad del viaje, por no hablar del riesgo de accidente que podemos correr si el vehículo no se encuentra en buenas condiciones.

Por seguridad, debemos revisar siempre los sistemas de frenos, ruedas y dirección. También es importante, si vamos a conducir largas distancias, asegurarnos de que el coche no presenta síntomas de otro tipo de averías. Lo mejor es llevar el coche a un taller de forma regular para que le hagan este tipo de inspecciones. Por supuesto, también debemos asegurarnos de que los niveles de aceite, anticongelante, líquidos de frenos y agua del limpiaparabrisas son los correctos.

Otro elemento a considerar cuando conducimos largas distancias son los puntos de repostaje. En ocasiones, en función de la ruta que escojamos, podemos encontrarnos con que no hay muchas gasolineras en el camino, por lo que debemos ser previsores y no dejar que el depósito llegue a la reserva.

Publicado en