5 VENENOS QUE COMEMOS Y NO LO SABEMOS

Publicado por Do it Center en
Cuando se procesan los alimentos se pierden muchos de sus nutrientes saludables y una fina delgada los separa para convertirse en 'venenos' para nuestro organismo.

SAL REFINADA



sal

La sal refinada que consumimos difiere mucho de la sal cristalina natural. Ésta última que proviene del mar y las montañas, contiene la proporción exacta a la solución salina que rodean las células en nuestro cuerpo. En cambio, La sal refinada es netamente cloruro sódico al cual se le añade fluor y yodo, ambos minerales tóxicos.

Nuestro cuerpo no puede metabolizar la suplementación artificial de yoduros y fluoruros. Muchos científicos están advirtiendo que estos compuestos son los principales responsables de la formación de nitratos en el estómago; y se sabe que los nitratos son las sustancias cancerígenas más agresivas, y responsables de tumores selectivos en muchos órganos. También son responsables de reacciones alérgicas y otros problemas de salud.

Recientes estudios demuestran que la adición de yoduros a la sal de mesa puede causar hipertiroidismo, tiroiditis autoinmune y disminución de fertilidad. Por su parte el fluor, aún en concentraciones bajas, está relacionado con problemas neurológicos y endocrinos, afectando el sistema nervioso y provocando déficit de atención (DDA) en niños y adultos.

LECHE PASTEURIZADA



leche

En el proceso de pasteurización de la leche de vaca se destruyen las bacterias beneficiosas y las enzimas esenciales para la absorción de nutrientes.

Destruye también toda su fosfatasa, un elemento esencial para la absorción del calcio y la vitamina D. Se considera que la leche pasteurizada es la principal causa de alergias en los niños, según la Academia de Alergia, Asma e Inmunología de Estados Unidos. Además está repleta de grasas saturadas y colesterol.

Muchos investigadores relacionan este alimento con la diabetes y la osteoporosis.

EMBUTIDOS



embu

Los embutidos están hechos de las partes que no se comercializan de las vacas y cerdos como la grasa, hueso, pellejo, las vísceras, etc. Todo eso se junta, se tritura y se combina con conservantes, condimentos, colorantes y otros ingredientes.

Estos ingredientes no poseen nada de fibra (ayudando al estreñimiento), no tienen ningún valor nutritivo y tienen gran cantidad de sal.

Los animales que se utilizan para la preparación de embutidos, son animales criados en malas condiciones, llenos de hormonas y antibióticos que resultan muy dañinos para la salud en general.

Estudios de la universidad de Harvard, publicados en la revista Circulation confirman que 50 gr de este tipo de carne aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades en el corazón así como también diabetes y algunos tipos de cáncer como el de colón y páncreas.

AZÚCAR REFINADA



azuca

Este tipo de azúcar es sacarosa sintetizada de forma artificial, no contiene vitaminas ni minerales que ayuden a nuestro organismo. Además en el proceso de refinado se utiliza ácido sulfúrico por lo que puede contener residuos de sulfitos y bisulfitos.

Los efectos nocivos del azúcar no sólo son diabetes, hiper e hipoglicemia, enfermedades cardíacas entre otras. También está muy ligada al cáncer. Los investigadores del instituto de Cáncer Hustman en Utah fueron uno de los primeros en descubrir que el azúcar 'alimenta los tumores'. La investigación publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias. añadía:' Se ha sabido desde 1923 que las células tumorales utilizan mucho más glucosa que las células normales'

Otras investigaciones han demostrado que privar a las células cancerígenas de glucosa, activa un bucle de señalización metabólica que conduce a la muerte de las células cancerosas.

El azúcar se convierte en el organismo en un caldo de cultivo para hongos, bacterias, virus y el cáncer por el deterioro del sistema inmunológico que causa.

DONAS



donas

Las donas contienen altas cantidades de azúcar refinado, harina y gluten. El exceso de los dos últimos causan diarrea, dolor abdominal, anemia y fatiga.

La mayoría de donas contienen grasas trans entre 35% y 45%. Una de las principales consecuencias de este tipo de grupo de ácidos es el aumento de los índices de colesterol 'malo' (LDL) y disminuyen los de colesterol ‘bueno’ (HDL).

Además, favorecen el aumento de los principales factores de riesgo vinculados con enfermedades cardiovasulares. Cada dona aporta 200 a 300 calorías y en promedio al día, debemos consumir 1000 por lo que se asocian directamente con la obesidad.

Publicado en